Páginas

Reseña: Ojalá fuera cierto - Marc Levy

lunes, 15 de julio de 2019

Una historia de amor... más allá de la muerte.Lauren lleva meses en coma, sin responder. Por ello, su familia pone su apartamento en alquiler y el nuevo inquilino, Arthur, se muda sin demora. Lo que Arthur no se imagina es que se verá obligado a compartirlo con alguien que sólo él puede ver. Y es que en su afán por aferrarse a la vida, Lauren ha conseguido formar parte de la cotidianeidad sin ser vista. Superado el shock de encontrar un fantasma en casa, Arthur convierte a Lauren en el centro de su vida, en su razón de existir, en un amor que la mayoría no puede comprender.


De vez en cuando leo novelas románticas (muy de vez en cuando) y a veces me gustan. Otras veces por desgracia, no. Y ''Ojalá fuera cierto'' entra en el segundo grupo. Ha sido un auténtico tostón y una lectura que se me hizo muy cuesta arriba.


Arthur es un arquitecto normal, que vive una vida normal hasta que se encuentra a una mujer en el armario. La susodicha se llama Lauren y le explica que es una especie de fantasma y que su cuerpo está en coma. A partir de ese momento juntos intentan descubrir como hacer que Lauren despierte. Y se van enamorando y eso.
La verdad es que la premisa no está mal, de hecho tiene una trama que podría haberse aprovechado bastante. Pero los diálogos entre los protagonistas me han parecido insoportables, insufribles, inaguantables y todos los sinónimos que se os ocurran. Los dos van de místicos y tienen conversaciones que pretenden ser profundas pero que simplemente aburren, mucho.



Incluso cuando viajamos al pasado de Arthur, a su versión de niño, vemos un crío poco creíble. Para que os hagáis una idea, tras la muerte de su madre siendo un niño suelta esta frase:

-Te quiero - dijo-, te he querido como quiere un niño, y ahora estarás en mi corazón de hombre hasta el último día.

Repito: Siendo un crío de menos de 10 años.

Le ha faltado humor, había momentos en que intentaba ser graciosa pero se quedaba en eso, un intento. Arthur y Lauren por separado no eran personajes que me disgustaran pero juntos no había quien los aguantara.
Lo único que me ha hecho gracia (y realmente eso no creo que buscara ser gracioso) era imaginar como se veía desde fuera a Arthur besando o poniéndose cariñoso con Lauren.