Páginas

642 Cosas sobre las que escribir: Dos personas se quedan atrapadas en un ascensor durante 12 horas.

domingo, 17 de junio de 2018

¡Hola Bellos y Bellas! Ya es domingo y toca escritura. Aunque esta semana ya estoy grabando los audios de la entrada para publicarla en vídeo. Ya sé que son cutres pero hago lo que puedo, supongo que iré mejorando poco a poco y encontrando más recursos pero de momento es lo que hay.

Os recuerdo que hay un SORTEO activo en el blog de un Funko Pop y espero que os animéis a participar.


Así que nada, haya vamos.

Cosa 11: Dos personas que se odian se quedan atrapadas en un ascensor durante 12 horas.


Miraba las puertas. Fingía estar completamente concentrada, como si el ascensor estuviera dispuesto a funcionar si lo miraba con la suficiente intensidad.
Sin embargo, su atención estaba fija en ella. Estaba convencida de ser la persona con más mala suerte del planeta. Lo cierto es que la odiaba, No podía evitar verla como a su peor enemiga. Estaba convencida de que la mujer que tenía delante era una loca que quería dañarla por celos.
Ignoraba deliberadamente su presencia mientras deseaba con todas sus fuerzas que el maldito ascensor arrancara. No podía evitar que se le escapara alguna mirada cargada de desprecio, de la misma forma que era consciente de las que ella le dedicaba. Sobre ellas pesaba un enorme silencio, pero uno de esos que hablan. Un silencio cargado de los reproches que se estaban guardando, lleno de dardos venenosos ansiosos por dar en la diana. Y entonces llegó la llamada. Al escucharla hablar supo que era él. Alegría exagerada que intentaba ocultar el tono de disculpa, de justificación y de... ¿miedo?. Quizá otra persona sólo hubiera escuchado a una chica feliz de hablar con su chico, pero ella fue capaz de ver más allá.
Y fue entonces cuando ese pequeño pensamiento se coló en su mente. Se odiaban, sí. La última conversación entre ellas había sido a base de insultos y faltas de respeto. Y ahora, al verla allí, hablando por teléfono, dedicándole miradas de asco se vio a sí misma tiempo atrás. Pensó en las chicas a las que había detestado por creer que intentaban separarla de él. Recordó los celos, la inseguridad y los miedos. Y entonces se preguntó si realmente aquellas chicas querían separarla de él. ¿Acaso ella estaba intentando eso? La respuesta era no. Y sin embargo ese era el reproche de ella, el motivo de su odio y de su desprecio. Colgó la llamada. Sabía que él estaría enfadado con ella y que cuando llegara a casa tendría que pagar las consecuencias. Lo sintió por ella. Quiso decirle que no tenía que aguantar eso, que él siempre había sido un experto de la manipulación y que sabía golpear donde más dolía. Pero no dijo nada. Fueron pasando las horas y él seguía llamando. El tono de ella continuaba esforzándose por mostrar una alegría que no sentía. Llevaban 12 horas encerradas cuando el ascensor comenzó a moverse. La miró deseando que la entendiera, que comprendiera todo lo que no era capaz de decirle. Ella se dio cuenta y le preguntó que qué miraba cargando sus palabras con todo el asco del que fue capaz. Las puertas se abrieron. Y allí estaban dos técnicos y tras ellos se encontraba él. Sus miradas se cruzaron y ella notó como se le encogía el estómago. Por un instante recordó todo el dolor y tuvo miedo de ponerse a temblar y que él lo notara. Entonces se esforzó por recordarse que él ya no tenía poder. Que no era nadie, sólo un mal recuerdo. Y pensó en ella. Para ella era su realidad, su presente, su vida. Y se dio cuenta de que todo rastro de odio había desaparecido. Pensó que quería ayudarla, sacarla de eso y se detestó un poco por no hacerlo.
''Creo que eres preciosa''. Salió del ascensor con paso decidido, sin dedicarle una sola mirada al hombre que durante tanto tiempo la convirtió en un fantasma y deseando que ella hubiera entendido todo lo que no había dicho.

Y esto ha sido todo, espero que os haya gustado y que os animéis a participar :D